EL JARDIN Y EL CUIDADO DE LAS PLANTAS

Lilo Syringa vulgaris

http://img.adoosimg.com/efa8f0fd5fab9350090c7e29a825-1-4.jpg

LILO: Pese a la corta duración de su floración, el lilo (Syringa vulgaris) es un arbusto indispensable en el jardín. Varios ejemplares en grupos de tres o cinco puedes  disponerse estratégicamente.
Sus racimos florales blancos, malvas o lilas se ven a distancia, dándole color al jardín a mitad de primavera.
Como las flores surgen al extremo de los tallos, resulta gratificante cortar lilas para el jarrón, donde su intenso y delicioso aroma llenará tod o el ambiente.

La exposición ideal  está a pleno sol, aunque soporta el sol-sombra sin que se resienta su floración. Gusta de suelo arcilloso, no necesita mucho abono.

. No descuidar el riego o florecerá menos.


Cultivo: su uso como ornamental está muy extendido por su adaptabilidad y resistencia.

Conviene abonar o acolchar cada temporada.

Poda: apenas la necesita. Se puede recortar a comienzos del verano, después de florecer.

Las ramas muy viejas, las débiles e improductivas se deben eliminar, así como las flores según se van secando.

Multiplicación: por semillas, por injerto o bien mediante esquejes en verano.


La corteza, fruto y sus hojas poseen siringopicrina, que es una sustancia amarga que contiene glucósidos, a menudo utilizado como tónico estomacal, digestivo, astringente, aperitivo; es  aconsejado en casos de flatulencia y digestiones pesadas.

La corteza posee propiedades medicinales contra la gripe y fiebre, también como antiinflamatorio en ataques de gota. También es ideal para masajes, ya que normaliza y equilibra la circulación en la columna vertebral y le aporta flexibilidad.

Comentarios

por que no ponen sus usos aromaticos

Añadir un Comentario: